abril 1, 2017
||||| 0 |||||
364

Tratamiento y reuso de aguas residuales

En México, el agua ha sido reconocida como un asunto estratégico y de seguridad nacional, y se ha convertido en elemento central de las actuales políticas ambientales y económicas, así como el factor clave del desarrollo social.

Lograr que todos los cuerpos de agua superficiales y subterráneos del país recuperen su salud, aportén caudales para satisfacer las necesidades de la población y contribuyan al crecimiento económico y calidad de vida de la población requiere que se mantengan limpios, sin descargas de aguas residuales urbanas, industriales y agrícolas que los contaminen y afecten más allá de su capacidad natural de asimilación y dilución.

Hoy en día existen diversas tecnologías enfocadas en la industria que nos permiten recuperar aguas residuales de diversos procesos mediante tratamientos pero es necesario transmitir el mensaje que el reuso de las aguas no puede verse desde un solo sector, como la Industria, sino que se requiere de una perspectiva más amplia que considere las ciudades y su entorno. Estos tres actores son interdependientes en el ciclo del agua y por tanto, la consideración de las sinergias y de la integración entre ellos son fundamentales para que un proyecto de reuso de aguas residuales tenga sentido.

Normalmente este reuso es más justificado en zonas áridas, con sequías recurrentes, donde la mayor extracción de agua se hace de acuíferos, tanto por el coste de bombeo como por el valor económico que cobra el agua en las ciudades de estas zonas. Otros costos a tener en cuenta, son los costos sobre el medio ambiente y sobre la salud humana. En Tijuana nuestra gran dependencia al suministro de agua para nuestra ciudad por parte del Río Colorado compromete cada vez más una estrategia sustentable para su manejo.

La viabilidad de los proyectos de reutilización de agua depende de una serie de factores clave. Las características físicas y geográficas del área deben ser propicias para un intercambio de derechos de agua entre las partes involucradas. Los costos adicionales (de tratamiento e infraestructura) deben ser asequibles en relación con los beneficios. Todos los sectores de la producción donde se utilice agua para sus procesos deben de estar de acuerdo, lo cual depende del impacto neto en sus ingresos, el estado de sus derechos de agua dulce y cuáles son sus alternativas de agua dulce.

Las autoridades sanitarias deben estar satisfechas de que los proyectos no representen riesgos innecesarios para la salud, después de que se hayan tomado precauciones razonables. Finalmente, el impacto ambiental debe ser aceptable: el mismo impacto puede ser aceptable o no en diversas circunstancias y diferentes autoridades ponderarán de manera diferente impactos específicos para formarse un juicio global.

Dada la gran cantidad de industrias que se tienen instaladas en Tijuana se hace importante manejar adecuadamente el agua para sus procesos y servicios. Aunque si bien es cierto que muchas de estas industrias no utilizan agua como la fuente principal para sus procesos, existen ciertos giros que en sus procesos industriales se ven en la necesidad de utilizar agua y al final, estas aguas deberán sujetarse a los límites de cumplimiento ambiental requiriendo entonces un tratamiento antes de su descarga.

Existen casos de empresas donde han ido más allá y no solo se limitan a cumplir con los requisitos legales tratando sus aguas residuales antes de sus descarga final sino que estas mismas empresas han visto una oportunidad de ser más eficientes y competitivas al reutilizar estas aguas tratadas en sus procesos. Situaciones concretas se pueden presentar con galvanizadoras o platinadoras en donde se tienen casos de éxito local con recuperación de agua contaminada mediante procesos de híper oxidación con ozono, filtración y ósmosis inversa.

Share this: