junio 21, 2020
||||| 0 |||||
36

LA IMPORTANCIA DE LA ATENCIÓN EN SALUD MENTAL Y EMOCIONAL EN LAS EMPRESAS

Las afecciones en salud mental y emocional son problemas que se observan día a día en las pequeñas, medianas y grandes organizaciones. La base de dicha problemática reside principalmente en no atender la salud desde un enfoque integral.

En la mayoría de los sectores, empresas, incluso en los hospitales, la prevención de los trastornos no está presente.

La Organización Mundial de la Salud define a la salud como ¨ Un estado de completo bienestar físico, mental y social, y no solamente la ausencia de afecciones o enfermedades¨.

La salud al ser enfocada en la mayoría de los casos en el bienestar físico exclusivamente, deja a la salud mental y emocional de lado; lo que conlleva que al no atenderla con la misma importancia que el bienestar físico, resultará en un deterioro de la salud física ocasionado por una afectación mental y/o emocional. Estudios revelan que en enfermedades crónicas la presencia del estado emocional de pacientes fue un factor desencadenante de las mismas o bien, influyó en el desarrollo de éstas, en algunas otras, se ha demostrado que la afección física puede desencadenar afecciones emocionales y todo ésto repercute en el ambiente del individuo.

La salud mental no es sólo la ausencia de trastornos mentales, se define como un estado de bienestar en el cual el individuo es consciente de sus propias capacidades, puede afrontar las tensiones normales de la vida, puede trabajar de forma productiva, lo que le produce una sensación de equilibrio y es capaz de hacer una contribución a su comunidad. (Organización Mundial de la Salud,2014. Recuperado http://www.who.int/topics/mental_health/es/)

La salud mental es un aspecto de la salud integral. Una actitud mental equilibrada permite afrontar de manera más eficaz el estrés de la vida cotidiana, realizar un trabajo fructífero y así mismo hacer aportaciones positivas al ámbito laboral.

Se trata de un fenómeno complejo determinado por múltiples componentes biológicos y psicosociales. Es necesario tomar en consideración el analizar las transiciones sociodemográficas, económicas, culturales, tecnológicas y políticas por las que está atravesando el individuo.

En las empresas se busca la motivación del trabajador, sin darse cuenta que las motivaciones que generan son esporádicas ya que van enfocadas en la motivación extrínseca, cuando es la motivación intrínseca la genera realmente un empuje constante y ésta solo se da cuando la persona conoce sus necesidades personales, existe un equilibro adecuado en su psique y emocionalmente existe una estabilidad.

 El ser humano, se diferencia de todo lo existente por su capacidad de pensar, sentir y hacer, por su voluntad de construir o destruir en base a las experiencias vividas desde el vientre materno, sus primeros años de vida y así hasta desenvolverse en el medio que lo rodea en una edad adulta, todo ésto va creando el carácter, la personalidad, capacidades y habilidades, su actuar. Pensamientos conscientes e inconscientes son lo que define las conductas día con día.

El pensamiento, el sentimiento y la acción es un ciclo el cual cada ser humano experimenta diariamente, si las circunstancias en la vida nos van llevando a aprender a tener pensamientos negativos, sentimos de manera negativa la mayoría de las situaciones que se presentan y de este modo se aprende a vivir actuando de manera negativa o adversa hacia uno mismo y hacia las personas que nos rodean, el medio en el que se desarrollamos; estas conductas de las que uno mismo es responsable hacen que se tengan escasas o inadecuadas relaciones interpersonales por lo que de nuevo se  piensa que la vida es la que  presenta estas situaciones, se vuelve a pensar en negativo y así sucesivamente, no teniendo una calidad de vida, no por su situación sino por la manera en la que la se percibe. Así como el ser humano tiene la voluntad para construir y destruir tiene la capacidad para cambiar sus situaciones, cambiar sus pensamientos por pensamientos que le sean mejores, que le sean mayormente funcionales, que le permitan actuar de una mejor manera para él y para los que le rodean, decidir tener una calidad de vida, disfrutar cada momento no en base a lo que tiene sino a lo que es.

El aprendizaje que se obtiene socialmente tiene un lugar importante en lo que respecta nuestra salud mental y emocional, la mayoría de las noticias que se nos presentan nos llevan ver este lado negativo de las cosas, de lo que es capaz de hacer un ser humano cuando se deja llevar por la ira, por el enojo, por el rencor; es poca la información que llega a nuestros ojos haciéndonos ver lo maravilloso que podemos ser unos con otros. Otro caso es el de los programas televisivos en los cuales nos presentan tema como las  infidelidades, traiciones, celos, que la pobreza es mala y la riqueza es poder entre muchas otras cosas que se van alojando en el inconsciente de las personas, haciéndolas creer que esto es la realidad y no hay más,  de igual forma,  los dichos como, que si me faltan  recursos es culpa del gobierno, de la vida, de todos y no me queda más que conformarme y así puedo nombrar infinidad de paradigmas que sin darme cuenta se siguen y rigen inadecuadamente la vida; cuando realmente existe el otro lado de la moneda, mi situación depende de mí, de lo que yo puedo hacer con los pocos o muchos recursos que tengo y puedo aprender a valorar lo que soy y maximizarlo. El Ser Humano actúa en base a lo que aprende y la mayoría de los problemas emocionales son producto de la desinformación o inadecuada información.

El poco reconocimiento que se ha dado a esta problemática ha quedado establecida en el propio programa de salud mental desde hace más de una década “…dentro de los aspectos laborales, una buena parte de las ausencias es resultado de alcoholismo y padecimientos neuróticos que en la mayoría de los casos no son considerados enfermedades incapacitantes que ameritan atención especializada” (Secretaría de Salud, 1985), éstos siendo solo dos aspectos a considerar de las distintas afectaciones tanto mentales y emocionales tales como: trastorno de ansiedad, depresión, dependencias, falta de control emocional, entre otras, que en la mayoría de los casos lo que lo ocasiona es un evento ajeno a la misma empresa y que en algunos casos sí existen situaciones tales como: clima laboral inadecuado, tensión laboral, sobrecarga de actividades, turnos excesivos, solo lo potenciaría. Sin duda alguna, aún resta mucho por hacer, más aún cuando el panorama laboral muestra las tendencias que aquí se han expuesto y que siguen estando presentes. Existe una correlación entre falta salud mental  y/o emocional de los trabajadores y el ausentismo, presentismo, rotación, bajo rendimiento laboral, clima laboral inadecuado, desperdicios, enfermedades psicosomáticas, visitas al servicio médico por dolores de cabeza por nombrar un ejemplo de la alta lista de síntomas físicos generados por aspectos meramente psicológicos.

Un enfoque integral en salud, conjuntamente con el reconocimiento de la individualidad de las personas que forman parte de la organización, debilidades y fortalezas, el conocimiento del trabajo y condiciones laborales saludables, conducirán a un cierto tipo de comportamiento, si este adecuado comportamiento se mantiene en el tiempo se traducirá en productividad.

Las problemáticas de salud mental y emocional deberán ser atendidas por expertos como son los Psicólogos, Psiquiatras y Neurólogos. Lo que implica en primera instancia el reconocimiento de las mismas para que puedan ser tratadas como es debido y lograr el bienestar que se busca, siendo que las organizaciones están conformadas por personas y si estas personas que son la que la hacen funcionar, funcionan adecuadamente solo se puede esperar crecimiento tanto de los trabajadores como de la empresa misma.

 Como se menciona en la Teoría del Desarrollo Humano y Sustentable, la salud necesariamente tiene que ser concebida desde una visión integral tanto de los problemas, como de las soluciones, desde la prevención y el adecuado seguimiento. Para un funcionamiento óptimo, es esencial no sólo el reconocimiento de la problemática y su impacto, sino el actuar en base a ello.

 

Autor: Psic. Yannel Salomón Quintana, Maestra en Facilitación en Desarrollo Humano

Directora de SEHA Centro de Desarrollo Humano, puede ser contactada en: psic.yannel@gmail.com

Share this: