agosto 3, 2017
||||| 0 |||||
805

Ergonomía en el trabajo

La ergonomía ha sido considerado por algunos especialistas de la Seguridad e Higiene Industrial, como una disciplina o ciencia, que se ha desarrollado en los últimos sesenta años, haciendo sus primeras aportaciones en Inglaterra, gracias a un grupo de científicos de las fuerzas armadas que trabajaron en proyectos relacionados en la eficiencia del hombre en la guerra.

Ellos concluyeron que este tipo de estudios podrían ser favorables para mejorar la eficiencia de los trabajadores en la industria. Puesto que no contaban con antecedentes en esta área de investigación, decidieron utilizar el término de Ergonomía que había usado un siglo atrás un científico de nacionalidad polaca, Wojciech Jastrzebowski en sus estudios enfocados a las actividades humanas.

Así mismo y más o menos en forma paralela, en Estados Unidos, se inició con el desarrollo de una disciplina, a la que se le llamó Ingeniería de los factores humanos, similar a la empleada por los británicos.

En la actualidad el término más común y simple de usar es Ergonomía y aunque ésta se puede definir de varias maneras, dependiendo del enfoque o alcance que se le quiera dar, la podemos interpretar como el estudio científico del trabajo humano y de las herramientas o maquinaria que utiliza para llevarlo a cabo, valiéndose de información científica relativa a la antropometría de los seres humanos interactuando con el medio, objetos y sistemas.

En este contexto, lo que se pretende, es el confort del trabajador en sus áreas de trabajo logrando un ambiente amigable, cómodo, eliminar sobreesfuerzos, facilitar el uso de equipos y herramientas, disminuyendo las lesiones o cansancio no necesario, en pocas palabras, la eficiencia del hombre en su trabajo. Lo que no se debe perder de vista es que es el trabajo el que se deberá adaptar al trabajador y no el trabajador adaptarse al trabajo. De aquí que la aplicación de la ergonomía al lugar de trabajo traerá muchos beneficios para el trabajador, para el empleador y un evidente aumento de la productividad.

Las aplicaciones y avances de la Ergonomía han trascendido en múltiples campos, adquiriendo una relevancia muy importante en las consideraciones de diseño, como en la aeronáutica, aviación, la industria del automóvil, la oficina, los deportes, lugares de diversión y en general en cualquier área en la que el hombre tenga la necesidad del uso de maquinaria, equipo, utensilios o mobiliario.

Un principio básico de ergonomía será: “Si un producto, sistema o ambiente está dirigido para uso humano, entonces su diseño deberá estar basado en las características de sus usuarios humanos”. De aquí depende el éxito o fracaso de cualquier bien de consumo que se quiera poner en el mercado, desde una pluma hasta un auto deportivo o familiar. Sin olvidar que muchas veces las tallas antropométricas de diferentes grupos étnicos pueden distar mucho de una estatura promedio, por lo que será muy importante conocer el destino final del bien.

En el campo laboral existen una serie de factores Contacto: ricardo.vergara@imss.gob.mx o agentes que pueden afectar la salud del trabajador, entre los que se encuentran los agentes físicos, los agentes químicos, los agentes biológicos, agentes psicosociales y no puede dejar de mencionarse a los agentes ergonómicos. Estos últimos responsables de enfermedades profesionales, tales como dolores de espalda baja, Desórdenes Traumáticos Acumulativos o Lesiones por Trabajo Repetitivo, síndrome del túnel carpiano, que se agravan por falta de capacitación en el personal administrativo, supervisores, llegando hasta los obreros y que se evidencia por la adopción de malas posturas, actividad física con sobre esfuerzo, movimientos altamente repetitivos, falta de descansos para recuperación.

Las partes del cuerpo que más comúnmente resultan con trastornos relacionados con el trabajo y trauma acumulativo, son el hombro, muñecas, espalda baja, cuello, codos, manos, piernas y pies, cada uno de los cuales forman parte del llamado Sistema Músculo esquelético.

Estas lesiones representan grandes costos para los empleadores y llegan a generar una gran cantidad de incapacidades temporales de trabajo y desafortunadamente algunas más graves como son las incapacidades parciales permanentes. Todas ellas afectando en primer lugar la salud de los trabajadores y sin lugar a dudas la productividad, lo que conlleva a una administración no sana de las empresas.

En México, como en la mayoría de los países desarrollados y emergentes, se cuenta con una legislación en materia de prevención de Riesgos de Trabajo, que tiene como objetivo primordial el proteger la salud de los empleados, mediante regulaciones y normas que obliga a que los empleadores adopten medidas preventivas a favor del trabajador. Con respecto a la identificación, prevención y seguimiento de los factores de riesgo ergonómico a los que pudieran estar expuestos los trabajadores, se han hecho algunas inclusiones al Reglamento Federal de Seguridad y Salud en el Trabajo, así como la elaboración de un Proyecto de Norma Oficial Mexicana, que se encuentra en discusión para ser aprobada y publicada en el Diario Oficial de la Federación.

Aún falta mucho por aprender en relación a cómo evitar o disminuir los factores de riesgo ergonómico, pero afortunadamente en nuestro país se han estado formando cuadros de profesionales higienistas que continuarán haciendo su mejor aportación para lograr abatir este tipo de riesgos y difundir la información en todos los niveles para no dejar pasar desapercibida esta amenaza, que desafortunadamente, cada vez ha tenido un mayor impacto negativo en la salud de los trabajadores.

Share this: