noviembre 12, 2020

Cómo la Cuarta Revolución Industrial puede ayudarnos a vencer al COVID-19

  • China, Corea del Sur y Taiwán son solo algunos de los lugares que utilizan Big Data, IA y otras tecnologías emergentes para gestionar los efectos y mitigar los riesgos de COVID-19;
  • Jamaica y varios países de África continental ofrecen buenos ejemplos de enfoques de liderazgo que han ayudado en este momento de crisis;
  • En aquellas naciones donde la tecnología de la Cuarta Revolución Industrial aún no está disponible, un liderazgo sólido es de suma importancia.

A medida que los casos globales de COVID-19 continúan aumentando, la conectividad inigualable que define nuestra era sirve como una perdición y una bendición. Nuestros medios de vida interconectados permiten la rápida propagación de enfermedades y curaciones.

Debemos adoptar las herramientas del mañana para defender la seguridad de nuestro futuro, y ahora más que nunca se necesita un buen liderazgo.

La Cuarta Revolución Industrial nos brinda las herramientas que necesitamos para combatir esta amenaza global

 

Nuestra capacidad para crear un marco dinámico e interconectado de datos de salud nunca ha sido más necesaria. Taiwán, que ha logrado sofocar con éxito su carga de casos, ha adoptado un enfoque altamente basado en datos para combatir el COVID-19. Aprovechando el big data, han creado bases de datos con muchos recursos para rastrear y predecir el riesgo de infección que se utiliza junto con extensos protocolos de inspección de aeropuertos. El rastreo móvil también se ha utilizado para garantizar que las personas de alto riesgo sean puestas en cuarentena en casa, reforzando de manera efectiva el distanciamiento social.

En Singapur y Corea del Sur también se han utilizado herramientas similares, que implican el mapeo de posibles operadores. Se invita a otros países a considerar seriamente su utilidad para aplanar la curva proverbial.

La inteligencia artificial (IA) también ha sido de gran utilidad para permitir a los estados gestionar su carga de casos. A pesar de las preocupaciones por la privacidad, el análisis de datos personales, de viajes y clínicos permite un modelo predictivo preciso que puede informar las evaluaciones de riesgo de infección y mortalidad. Además, la IA puede ser una valiosa herramienta de clasificación a través de chatbots virtuales, un recurso considerablemente importante en escenarios de alta demanda clínica.

Se han utilizado varios modelos de IA en China para aumentar las tasas de diagnóstico al interpretar los resultados radiográficos en una fracción del tiempo requerido para la intervención humana, llenando así los vacíos resultantes de la experiencia clínica no disponible. China también ha aprovechado el poder de los robots y drones, que han demostrado ser fundamentales para reducir el contacto interpersonal al facilitar la entrega de alimentos y medicamentos y la desinfección de los espacios públicos.

Estas herramientas del mañana han permitido y mejorado considerablemente nuestros esfuerzos en esta respuesta global, pero la buena ejecución debe equilibrarse con una buena estrategia. Los países que no pueden aprovechar inmediatamente las capacidades de la Cuarta Revolución Industrial deben confiar en una acción rápida y estratégica.

Si no tenemos las herramientas del mañana, debemos tener el liderazgo de hoy

 

Habiendo sido arrojada rápidamente a aguas desconocidas, nuestra realidad actual exige un liderazgo responsable. COVID-19 ha modificado de inmediato la forma en que vivimos, trabajamos y nos relacionamos con nuestro entorno, y la capacidad de adaptarse, participar e inspirar a través de una crisis es más importante que nunca.

El liderazgo a través de COVID-19 a menudo ha tomado la forma de acción receptiva y decisiva. Al igual que China, la República Checa implementó rápidamente el uso universal de máscaras junto con los esfuerzos de bloqueo, logrando un aplanamiento de la curva con éxito. Jamaica, un punto en el mapa mundial, ha implementado medidas rápidas y estratégicas para contener el virus mediante la sensibilización pública temprana y la búsqueda exhaustiva de la alfabetización en salud en masa. Además de las medidas sociales tempranas y estrictas, los recursos clínicos se han obtenido rápidamente y el reconocimiento temprano de casos se ha priorizado fuertemente a través de un nivel encomiable de previsión.

 

Varias otras islas del Caribe (particularmente las Islas Caimán y San Vicente y las Granadinas) se han mantenido a la vanguardia preparándose para el COVID-19 antes de que la realidad de la amenaza se acercara a sus costas. Al igual que Jamaica, se han apresurado a implementar toques de queda para mitigar la transmisión comunitaria y se han comunicado de manera rápida, transparente y completa. Estas medidas han colocado a Jamaica en el mapa mundial en la batalla de COVID y sus esfuerzos han sido reconocidos públicamente por el Director General de la OMS, Dr. Tedros Adhanom Ghebreyesus.

Varios países de África continental han sido particularmente proactivos en la respuesta al COVID-19. Senegal y Nigeria, con las cicatrices del brote de ébola grabadas en su memoria reciente, han respondido rápida y fácilmente al COVID priorizando estratégicamente las pruebas agresivas. Sudáfrica ha adoptado las pruebas drive-through como un medio inteligente para acelerar los esfuerzos de diagnóstico.

En Oceanía, Australia ha demostrado un alto nivel de proactividad en la implementación de protocolos de aislamiento agresivos que han tenido gran éxito en mantener a raya la propagación viral. Estas medidas también fueron rápidamente implementadas por Singapur y Corea del Sur que, aunque apoyados por altos niveles de capacidad tecnológica, sirven como ejemplos de liderazgo a través de una crisis que debe reconocerse.

Debemos hacer lo que podamos con lo que tenemos en esta pelea del COVID-19

 

La Cuarta Revolución Industrial ha equipado a la sociedad con herramientas muy potentes y debemos aprovechar sus capacidades, siempre que sea posible, para ganar esta batalla. Sin embargo, no pueden reemplazar un liderazgo sólido. El liderazgo ha surgido como una herramienta vital en los estados que cuentan con ingenuas infraestructuras tecnológicas en el cuidado de la salud y se ven obligados a seguir las eminentes palabras orientadoras de Theodore Roosevelt al “hacer lo que pueden, con lo que tienen”.

Donde nuestros líderes simplemente no tienen las manos de la tecnología para combatir esta amenaza, deben tener el corazón, el cerebro, los músculos, los nervios y el alma, elementos de liderazgo como los describe el Fundador y Presidente Ejecutivo del Foro Económico Mundial, Klaus Schwab. Bien pueden ser nuestro salvador en esta lucha por la humanidad.

Fuente: World Economic Forum

2 ¿TE GUSTÓ NUESTRO ARTICULO? 👍
Share this:
Tags:

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, presione el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies