octubre 2, 2020
||||| 0 |||||
38

Capacitación ambiental en tiempos de distanciamiento social

Han pasado seis meses desde que México se detuvo ante la pandemia mundial y tuvimos que replantearnos la forma en que ejecutamos muchos de nuestros procesos habituales incluyendo, desde luego, el área laboral. En ese orden de ideas, resulta evidente que las empresas han sido uno de los espacios más afectados ya que, para que una organización cumpla con sus objetivos, cualquiera que estos sean, se necesita sin lugar a duda que la fuerza laboral esté entrenada en sus procesos y todos aquellos temas de interés para la organización.

Cuando hablamos de entrenamiento, lo primero que se nos viene a la mente es la capacitación del personal de manera presencial y, esto no es casualidad, ya que este método es uno de los más utilizados cuando se requiere transmitir información al personal. Sin embargo, ¿Qué pasa si de la noche a la mañana te informan que no se puede convocar grandes grupos de personas en un lugar cerrado y, de ser necesario salir, debes usar cubrebocas y evitar al contacto físico?

Si tu proceso de entrenamiento está basado principalmente en modalidad presencial, éste se vuelve inoperable, no importa cuánto tiempo hayas dedicado a preparar tu sesión -diseñar tu presentación, materiales y evaluaciones-, resulta que nada de eso es aplicable a la nueva realidad. Aquí es donde surge el obstáculo y al mismo tiempo, se abre una nueva puerta para redireccionar tu camino, entrar en ella, significa apostar por el cambio y buscar la mejora continua, de la mano del mejor aliado en tiempos difíciles: la creatividad.

Una cosa es segura, no puedes pausar el entrenamiento del personal por tiempo indefinido, recordemos que siempre hay metas y objetivos que alcanzar, esas no se fueron con la llegada de la pandemia.

Como jefe del área ambiental de una organización, parte fundamental de mis actividades es justamente entrenar a toda la fuerza laboral para alcanzar y mantener las certificaciones ambientales de la empresa.  Como a muchos les habrá pasado, la pandemia me enfrentó a una serie de limitantes que tuve que solucionar usando la creatividad, buscando y probando alternativas que me permitieran avanzar en mis actividades de entrenamiento. Opciones hay muchas y variadas, las que yo implementé y comparto en este artículo, no son la absoluta verdad, pero sin lugar a duda son las que, hasta el día de hoy, me han dado buenos resultados.

1. Priorizar. Ante una situación como la que atravesamos, pretender que los planes no van a cambiar no es realista, por ello es crucial priorizar, enfocándote en aquellos temas que tienen relación directa con el Sistema de Gestión Ambiental de tu organización e incluir los que ayudan a cumplir con nuestras obligaciones legales en materia ambiental.

2. Entrenamiento efectivo. Una vez definidos y priorizados los temas, el siguiente paso es replantearse los tiempos de capacitación, y es aquí en donde radica mi principal estrategia que consiste en planear formas de entrenamiento siempre teniendo en mente que lo más importante es que sea un entrenamiento efectivo. Empieza a dejar de lado los tiempos de capacitación y enfócate en responder la siguiente pregunta

Una de las medidas propuestas es dejar de lado la teoría y enfocarse en la práctica, atiende los temas que necesitas que el personal conozca para implementar medidas de manejo ambiental y que, al momento de recibir visitas de inspección o auditorías ambientales, ellos sean capaces de explicar, con facilidad y en sus propias palabras el manejo de sus residuos o de las medidas de manejo ambiental que la organización ejecuta en el día para la protección del medio ambiente.

Siempre es bueno que se maneje ciertos conceptos teóricos, pero hay un punto en el que, pasar de la teoría a la práctica es crucial para fijar los nuevos conocimientos. No es casualidad que muchos autores señalen que el 50% de lo que leemos o escuchamos se nos olvidará al minuto siguiente, incluso otros autores señalan un porcentaje mayor.

Te sorprenderías lo rápido que se fijan los nuevos conocimientos cuando empleas ejemplos reales o sales al área en donde el personal tendrá que aplicar los nuevos conocimientos adquiridos.

Un ejemplo sencillo puede ser que, un grupo reducido, con todas las medidas de seguridad y guardando la sana distancia, vaya al almacén de residuos peligrosos y juntos inspeccionen esa área, unos pueden jugar el rol de autoridad evaluadora y otros el papel de auditados; no importa que rol juegue el trabajador, estoy seguro de que pondrá en práctica los conocimientos que necesita fijar, ya sea preguntando o respondiendo, según su rol. Incluso me atrevería a decir, que equivocándonos aprendemos más, así funciona la mente, es más difícil olvidar cuando ejecutas.

Una opción bastante útil, es apostar por un entrenamiento constante pero breve, está comprobado que es mejor generar mensajes cortos pero más frecuentes para retener información, que largas sesiones de capacitación pero menos frecuentes; para ello es bueno apoyarse de materiales audiovisuales como videos cortos en donde se explica de manera breve y con ejemplos reales los temas que quieres reforzar; por ejemplo, un video donde se explique que hace la empresa por el cuidado del medio ambiente, procurando no usar ejemplos genéricos, sino mencionando ejemplos que el personal pueda ver y comprobar que, efectivamente, si se ejecutan; es decir, en 3 minutos estarás reforzando la cultura ambiental de la organización y les hablarás de las medidas de manejo ambiental que seguramente podrán recordar o platicar al momento de una auditoría.

No hay que olvidar que todos tenemos diferentes canales de comunicación, unos somos visuales, otros auditivos y otros más quinestésicos, entonces, en la medida que nuestro material de apoyo esté orientado a estos tres canales de comunicación, mayor será la probabilidad de que llegues a mas personas con tu mensaje.

Te pongo un ejemplo de lo implementado en mi organización, para los visuales tenemos trípticos y lonas con imágenes, para los auditivos, videos cortos y, para los quinestésicos, salir al área para “practicar” el nuevo conocimiento que quieres fijar.

No hay que eliminar por completo las capacitaciones presenciales, pero apuesta por diversificar y dejar de considerarla como única y principal herramienta; enfócate en generar complementos con las demás herramientas que ya te he compartido en este articulo y, como tip adicional, hazlo simple, menos, es más, menos información de relleno y más información útil, menos horas de capacitación y más minutos de entrenamiento real.

Apuesta por un entrenamiento efectivo y después, ponlo a prueba, adapta y repite el proceso.

 

Acerca del autor:

Eddie Lorenzo Cab Cab es Ingeniero Ambiental con una maestría en Dirección de Empresas, certificado en el estándar CONOCER ECO2017 para la formación de personal de manera presencial y agente capacitador externo STPS (CACE-870923-PZ0-0005). Actualmente es jefe ambiental del corporativo Oleopalma -empresa mexicana dedicada al cultivo y extracción del aceite crudo de palma con presencia en Campeche, Tabasco y Chiapas- desempeñando funciones de implementación y seguimiento al Plan de Gestión Ambiental y entrenando al personal en temas de sustentabilidad y protección ambiental. Puede ser contactado en: eddie.cab.cab@gmail.com

¿Te interesa compartir un artículo EHS con nosostros? Escribenos a info@revistavsm.com

 

 

Share this:
Tags:

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, presione el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies